Queremos hacer público los inconvenientes que estamos atravesando las organizaciones sociales (Asociación Cayé Cheyná, Huellas, el Andamio, Campo Flores, Apropal, Coopafes) que desde hace más de un año estamos dándole un uso social y de protección al humedal conocido como Laguna del Viborón, del departamento de Maipú.

En agosto del 2006 nos enteramos que este lugar estaba abandonado y en grave peligro ambiental por lo que decidimos protegerlo habitándolo y de esta manera evitamos en dos oportunidades el vaciamiento de la alguna por parte de un empresario inescrupuloso que alega que el humedal le provoca salinidad en las tierras que el cultiva y que ordenó a sus empleados hacer un socavón en el margen noroeste del mismo. Junto a esto empezamos acciones de limpieza, administración, inversión en materiales y mano de obra para reparar las habitaciones, el antiguo quincho y la construcción de un muelle, la planta experimental de bio-gas a cargo de la Srta. Agustina Barros y un grupo de investigadores en energía alternativa, cuidado del lugar y de los visitantes lugareños que eligen allí pasar un día en familia, por este motivo al saber que parte de ese lugar pertenecía a un antiguo club de pesca denominado Club Cristóbal Colón, es que contactamos a los antiguos asociados y los convocamos a sumarse al trabajo que allí estábamos realizando. Pudimos encontrar a algunas pocas personas que habían pertenecido a esta entidad y a los hijos de los antiguos asociados, estos se mostraron agradecidos de lo que allí estábamos haciendo y sobre todo por las dos veces que pudimos impedir el vaciamiento de la laguna, pero nos informaron que para ellos era muy difícil hacerse cargo del lugar y que sus actividades particulares les impedían cualquier tipo de compromiso. Al mismo tiempo iniciamos acciones directas de protección del lugar y contactamos a profesionales del CRICyT, a través de dos de sus áreas, la oficina de transferencia técnica a cargo del Sr. Roberto Sosa y el IADIZA, a cargo del destacado investigador Virgilio Roig y a la Dra. Elba Pesceti, ornitóloga. Allí ellos hacen una visita al lugar e inmediatamente empezamos a trabajar con ellos, haciendo este ente científico importantes relevamientos faunísticos, análisis del agua y determinan que por su ubicación es lugar de paso de algunas aves migratorias y por lo tanto ruta aviar además de albergar algunas especies en peligro de extinción y otras protegidas por la ley. El compromiso de estos investigadores tan destacados fue fundamental para impedir el daño ambiental del lugar. A través de ellos es que empezamos a coordinar con otras áreas de aplicación y organismos e instituciones interesadas en el tema, como Recursos Naturales, Red Ambiental Oikos, Fundación Cullunche, Municipalidad de Maipú a través de su Dirección de Medio Ambiente y propietarios colindantes a la laguna que han expresado su deseo de conservación del lugar.

Con la impronta que caracteriza a nuestras organizaciones es que en todo momento se ha acordado el uso tanto de protección ambiental como social del lugar ya que allí durante los meses de enero y febrero de este año funcionó la escuela de verano para los chicos más humildes de los barrios más populosos de Maipú. Allí también estamos realizando capacitaciones para productores de la agricultura familiar, encuentros permanentes entre organizaciones barriales y rurales, el lugar, en este último año ha sido sede del Encuentro Nacional de Estudiantes de Geografía y el Encuentro Nacional de Estudiantes de Agronomía, se ha realizado allí la Fiesta del Viborón que convocó a más de 400 personas de distintas organizaciones sociales posibilitando esta oportunidad el encuentro entre organizaciones del campo y la ciudad como una necesidad de intercambio de experiencias de aprendizajes y de empoderamiento de nuestra identidad, se realizó allí durante tres días la capacitación sobre manejo de áreas protegidas del cual participaron todos los guarda parques de Mendoza, curso a cargo del Dr. Carlos Chevez.

Este lugar pretendemos que sea tanto un reservorio natural como de uso de la sociedad, ya que se encuentra a sólo 22 km. de la capital mendocina siendo éste el único lugar mas cercano al que puedan acceder los sectores más humildes de nuestra población. Por tal motivo es que ya hay una resolución de Recursos Naturales declarando al humedal Laguna del Viborón zona de interés de conservación.

El problema que ahora se nos presentas es que el club Cristóbal Colón eligió nueva comisión directiva y nos pide que desalojemos el lugar, desconociendo todos los acuerdos de palabra y de buena voluntad y entendimiento que hasta ese momento teníamos, queriendo usufructuar del esfuerzo de todos para beneficios de unos pocos. A partir de la elección de la nueva comisión hemos intentado en todo momento acordar con ellos sin tener resultados, desconocen en todo momento el esfuerzo, el compromiso asumido por nuestra parte en preservar el lugar y nos impiden el acceso al mismo cerrando con una tranquera con candado la calle Falucho que es por la que se accede al lugar, por lo que nos vemos obligados a ingresar por una huella por la que sólo podemos llegar hasta unos 300 mtrs. del lugar.

En el lugar vive una familia de compañeros que es la que cuida y coordina las actividades que allí desarrollamos, no han podido sacar el vehículo que tienen roto para hacerlo reparar, ni nos permiten que cualquiera de nuestros vehículos entremos por ese camino que es público y que está fuera de la propiedad del club. Hemos realizado una exposición judicial en la comisaría 10º de Maipú donde además exponemos que el camino alternativo de ingreso al lugar está siendo inundado a propósito para impedirnos el paso, que es sumamente importante que podamos ingresar para realizar las actividades sociales y de investigación que están planificadas hacer y que la familia que allí vive está compuesta por dos adultos, (padre y madre), y un menor de dos años.

El 11 de octubre, último día de libertad de los pueblos originarios, y que la gente del CLUB CRISTÓBAL COLÓN, fijó como día de desalojo, nos vimos perturbados en nuestras actividades por la policía provincial que respondiendo a un llamado del 911 llegó hasta el lugar por la huella, porque tampoco usaron la calle pública para entrar porque está con candado, y vinieron a constatar que hacíamos allí porque denunciaron que habíamos ingresado con niños y personas discapacitadas a un lugar NO AUTORIZADO. Luego de constatar que allí si bien había compañeros de las organizaciones no estábamos con compañeros de las comunidades porque este día nuestra intención era continuar con la posesión del lugar en forma tranquila hasta que mediante los instrumentos legales llevados adelante por nuestro abogado, Alfredo Guevara, se reconozca nuestra POSESIÓN LEGÍTIMA DE LA LAGUNA DEL VIBORÓN.

Pedimos a todos  difusión y apoyo para defender un proyecto donde

LA LAGUNA SEA DE TODOS.

Quienes estén en condiciones de ayudar, pueden llamar al teléfono 155 191078.